Entre paredes nos encontramos…

Nos encontramos de una manera inusual, entre paredes, viajes y en un país lejano. Recuerdo lo que pasó por mi mente el primer momento que miré tus ojos, algún día te lo diré, espero que sea pronto.

Hace mucho tiempo que no me sentía así, realmente no puedo comparar el sentimiento porque nadie había provocado paz en mi.

Te esperé impaciente pero borraste la angustia con la primer sonrisa, me llenaste de alegría con el primer beso y me sentí protegida con el primer abrazo.

Es extraño pero sabía que no te irías, que no serías uno más del montón de almas pasajeras, sabía que habías llegado para quedarte.

Que bueno que te tardaste porque merecías la mejor versión de mi; todo, exactamente todo lo qué viví en los últimos años era para llevarme a ti.

Ahora empezamos una nueva historia, aún no sabemos cómo ni dónde pero aquí estamos cada uno luchando para lograrlo…

Para ti 🖤

Anuncios

El viaje antes de Cabo

71ff1ecf4edffb58526446eb50f9c06b

Y después de un largo tiempo aquí estoy de nuevo, la primera entrada del 2018, con un alma cansada de vagar de un lado a otro, la vida me trajo a Cabo para quedarme un rato.

Terminé 2017 con una corta estadía en Guadalajara y un viaje sin pensarlo empezando por Mexicali, sin rumbo, plan, tiempos ni idea de lo que iba a suceder, tuve la oportunidad de conocer y convivir con diversas familias y personas que me ofrecieron su hogar, comida y buenos momentos.

El viaje a la frontera Mexicana me mostró como es la vida allá, me regalo diversos paisajes, incluyendo lugares como Sonora, La Rumorosa y Tijuana. Pero el viaje no termino ahí, cruce a San Diego caminando, sin tener idea de lo que me esperaba, me pareció  triste ver el muro y un montón de migrantes abandonados a su suerte, pensé en lo complicado que es para nosotros como mexicanos aspirar a una mejor vida en otro país, cuando nuestro México está lleno de extranjeros con negocios propios, pero esa es otra historia.

Compré un boleto de autobús que en teoría me dejaría en el centro de San Diego, hace dos años estuve ahí y sentía que sabía moverme, tengo un pésimo sentido de la orientación y siempre me pierdo; no fue la excepción. El dichoso transporte me dejo a la mitad de un free way, tenía que encontrar las estaciones de tren, estaba cansada, con dos mochilas llenas de colores y material para tatuar y sin un alma a la cual preguntar.

Logré llegar a una gasolinera y un señor en un coche me ofreció ayuda, obviamente desconfié, pero tengo la suerte de estar protegida desde arriba, primero me explicó como llegar a la estación, si en español me distraigo con las indicaciones para llegar a algún lugar en ingles más. Al ver mi cara de angustia y ojitos llorosos se ofreció a llevarme, lo pensé como por 5 segundos y acepte agradecida.

En menos de 10 minutos estaba ya esperando llegar a Carlsbad donde una de mis primas me esperaría. Tomé el tren en dirección equivocada jajajajaja era el último, un policía me dijo que no me bajara, de cualquier manera regresaría, así que hice un doble viaje, llegue más tarde de lo esperado.

Al final lo logré, pude pasar unos días con ella antes de continuar con la aventura, después de varios días tome un autobús rumbo a Sacramento, después de 12 horas llegué, pasé un par de semanas con una tía y mis primas que igualmente me brindaron toda la hospitalidad. Conseguí un empleo fugaz en un restaurante mexicano, estaba viviendo en carne propia el sueño americano, no era lo mío.

A los días, hablando con un amigo y queriendo encontrar mi propio espacio, mi propio lugar  me hablo sobre un trabajo en Cabo, ya había pasado por mi mente, igual había vivido casi tres años en Playa y 6 meses en Ixtapa, no había razones por las cuales se me hiciera extraño calarle en la Baja. Mandé mi CV y portafolio, a la semana de eso ya estaba de regreso en México.

Antes de eso tuve un maravilloso fin de semana en San Francisco con mi casualidad más bonita pero esa es una historia que viene desde Londres y aún no tengo ganas de contarla.

Así inicio mi 2018, con una nueva etapa, aún es extraño, me sigo acoplando, el contraste playa/desierto es un poco inquietante pero fascinante. Quizás ya encontré mi lugar, se que por algo tuve ese viaje Random, de todas maneras no me da miedo moverme ni empezar de ceros.

Al igual que en todos lados me topé con una familia a la que ya he adoptado como mía, guías perfectos que van haciendo mas ligeros los días, personas con un despertar de conciencia único y a los que deseo tener siempre en mi vida, junto con ellos comparto de nuevo hogar con el roomie mas extraño pero genial del mundo.

A veces me quejo, siempre me desespero, la paciencia no es mi amiga, pero si veo hacia atrás llevo ya un gran camino recorrido con altos contrastes de emociones, lugares y personas. Por ahora agradezco a la Baja por recibirme con mucho amor, con paz, con mucha tranquilidad. 

 

 

Gracias 2017 <3

bdfd0fb17d21dc12ac5211d5aa02f86a

Pasamos la vida planeando, no digo que hacer planes sea malo, pero quizá si cuando nos obsesionamos con ellos. Si algo aprendí de este año  fue a dejarme sorprender por la vida.

Tenía una idea muy diferente de lo que  estoy viviendo ahora,  en los planes y proyectos que tenía en mente, del lugar en el que me encuentro y lo que se aproxima.

En 2017 pise 5 diferentes países sin imaginarlo, lugares, estados, casas, familias, amigos y  experiencias épicas, dentro lo de épico cabe lo bueno, lo malo y lo extraño, pero la alegría, la felicidad y las emociones jamas faltaron.

Aún falta poco para que 2017 termine y solo puedo decir que fue un mágico año, me sigue sorprendiendo y yo ya no me detengo.

Nuevos retos se avecinan, nuevas personas, nuevos paisajes y lugares, un rato de calma de tanto cargar mochilas en mi espalda, llamar hogar a un lugar, permanecer, agradecer, crecer. 

Gracias 2017, gracias vida, gracias universo…

 

 

Gracias por dejarme libre…

Las 3:00 am siempre será una buena hora para escribir, alguna vez escuché que era la hora del diablo, yo creo que es la hora para analizar, pensar, crear y convivir sanamente con tus monstruos internos, tus miedos, errores, y logros…

Llevo más de 1 semana en Guadalajara después de casi 4 años de no durar tanto aquí, estoy en una pausa personal, una especie de sabático que no durará más de un mes más.

Hace un par de años mi vida dio un cambio radical, en medio de una ruptura amorosa de la que creía no iba a salir viva, tomé la iniciativa de irme de mi ciudad.

Al principio huía de él y de todo lo que me rodeaba y recordaba la que hasta ese entonces era mi vida, la única que conocía y con la que me conformaba, sin saber que lo único que estaba haciendo era reencontrarme conmigo misma.

No quiero sonar altanera o presumida pero les contaré todas la cosas que hasta ahora he logrado sin lujo de detalle, con el simple hecho de darle una oportunidad a la vida, esa que me rogaba salir corriendo de mi zona de comodidad.

Me fui a vivir a Ixtapa, conocí un montón de gente bonita y comencé a trabajar como fotógrafa.

Siempre he amado viajar, fui a San Diego y LA, aquí fue donde todo comenzó y no he podido parar.

Regresando me fui a vivir a Playa del Carmen, lugar al que ahora llamo hogar y viví todo tipo de experiencias, buenas y malas. Gente a la que llamo familia, maravilloso lugar donde encontré mi pasión y vocación por pintar, dibujar y tatuar.

Estuve en Canadá y sin pensarlo llegué a NY.

Viví 3 meses en Italia, encontré más gente bonita, conocí lugares inimaginables y hasta aprendí un poco más de Italiano.

Londres sin salir del aeropuerto es lo mejor que me ha pasado, gracias a eso regresé a mi México y me dio la pauta para lo que ahora estoy preparando.

Ahora estoy donde todo comenzó, para recordarme que nada es imposible, que he logrado cada cosa que he soñado, que estar en movimiento y sin estancamiento es lo más sano para el ser humano.

Solo me resta decir gracias… Gracias por haberme dejado libre, gracias por compartir conmigo gran parte de nuestros veintes, gracias porque me di cuenta de lo fuerte que soy y por ver lo valiente que no sabía que era.

Y gracias vida por cada lección, por cada paso y por lo que sigue, que sé será igual de maravilloso.

Soy Sinai, tengo 30 años y me gusta Viajar sola…

Hola, soy Sinai tengo 30 años y los empece muy bien. A los 10 años siempre imaginé que me casaría a los 23 como mis papás, ahora me parece una verdadera locura.

Tengo que agradecer que sin planearlo mi vida ha estado llena de viajes dentro y fuera del país, sola y acompañada, ahora escribo esto desde una bonita ciudad de Italia llamada Bologna.

Llevo exactamente 2 meses en el viejo continente y aún no quiero regresar a casa.

Es complicado dejarlo todo por una aventura sin sentido para muchos pero aquí estoy, disfrutando cada minuto, cada día, cada aventura, cada lugar.

Agradezco que he tenido la suerte de toparme con personas que me adoptan como hija, hermana y amiga, que me aconsejan, me cuidan y me hacen sentir en casa.

Me gusta viajar sola, me gusta encontrar gente en el camino, me gusta que nada me detenga, me gusta perderme para poder encontrarme, me gusta la sensación de empacar sin tener la menor idea de lo que me espera.

Me gusta mi vida y lo que he hecho con ella, me gusta la felicidad que brota de mi piel cada que compro un vuelo, un pasaje de tren o autobús, cada que reservo un hostal y cada que llego al destino previsto.

Me gusta saber que soy capaz de ir a donde me plazca y de saber que todo es posible, que literal preguntando se llega a Roma y que mi falta de Orientación jamás será un problema para encontrar lugares mágicos.

Soy Sinai, tengo 30 años y me gusta viajar sola, pero si te encuentro en el camino sin dudarlo podemos viajar juntos.

16 días en Italia 

Un sueño cumplido, justo como lo deseaba, poco antes de llegar a los 30 y es que siempre creo en los tiempos perfectos… 

11 horas de vuelo, pasta, vino, pan y queso para cenar en el avión. Aplausos al piloto al aterrizar en Roma. Casi 12 horas más de viaje en tren a mi destino final, entre esperas y cambio de trenes, 3 para ser exacta. 

Aún tengo la sensación de que la vida me robó un día. 

Niños, risas, llantos extremos, juguetes, juegos, cansancio, alegría y muchos viajes. Familia  bonita que me hace sentir que aquí pertenezco. Paseos en bici, más pasta, más pan, focaccia y mucho queso. 

16 días en el país de la bota, 16 días de cambio radical de vida, de cultura, de comida, de horario. 16 días de un viaje inspiracional, de una terapia, de prueba maternal, 16 días para volver a empezar. 

Valorar, añorar, extrañar pero también disfrutar, crecer, pausar y evolucionar. 

Personas que te besan el alma… 


Pasan los años y en el caminar te topas con personas que van marcando y forjando tu carácter, la esencia es punto y aparte, esa no cambia. 

En ocasiones te hacen daño, siguen removiendo heridas y desgastando tu confianza, tu autoestima, tu integridad como ser humano, como mujer, como persona. Sin embargo siguen siendo lecciones, alguna vez leí que se seguirán repitiendo hasta no aprender la lección, así que cada uno decidirá cuanto más se repetirán las malas experiencias. 

Por otro lado llegan personas con un alma diferente, con un color de aura indescriptible, con una vibra mágica. 

Personas que jamás imaginaste siquiera poder convivir con ellas y llegan y voltean tu mundo de cabeza. 

Personas con las que sin ningún esfuerzo sonríes, con las que entiendes lo que es el amor, ese que es libre, sagrado, sin ataduras ni etiquetas o títulos nobiliarios. 

Personas con las que conectas de una forma extraordinaria, personas que te hacen sentir tu y te borran los miedos y te besan el alma. 

Personas que van a trascender, que estarán, que seguirán, que no se irán. 

🖤